domingo, 26 de octubre de 2014

Mi experiencia con la alimentación complementaria a partir de los 6 meses.



Cuando tenía mi pequeño seis  meses, una amiga del Instagram me preguntó sí practicaba el Blw (Baby-led weaning), porque había visto una foto de mi bebe comiendo un trozo de fruta. En ese momento no tenía no idea de lo que significaba, lo cual me llevó inmediatamente a buscar información en Internet. Empecé a leer y a informarme de este método tan desconocido para mí de alimentar a nuestros bebés sin papillas ni purés a partir de los  6 meses, cuando se empieza con la alimentación complementaria. Se dice que es complementaria porque principalmente su alimentación sigue siendo la leche, ya sea materna o artificial y esta se complementa con la introducción de nuevos alimentos. No os voy hablar del método en sí, ni a explicar cómo se debe de hacer, por ahora solo os contaré como ha sido mi experiencia con mi primer y segundo hijo en este duro camino de la alimentación.


Cuando vamos a la revisión de los 4 - 6 meses, es muy normal que dependiendo del peso del bebe nuestro pediatra nos de unas pautas donde nos explican cómo alimentar a nuestros pequeñines; empezando  con los famosos cereales en el desayuno y cena,  luego la papilla de frutas, luego los purés de verduras y a continuación los mismos purés con carne o pollo, finalmente más adelante, la yema de huevo, luego el huevo entero, luego el pescado, etc. hasta que nuestros bebés tengan un año, que es cuando se supone que empiezan a comer  prácticamente de todo.
 

Como anécdota os puedo contar mi experiencia con mi primer hijo, con él hice al pie de la letra todo lo que me decían los pediatras, lo llevaba al particular y al de la seguridad social, menos mal que entre ellos había mucha coincidencias y no tuve ningún dilema, como suele pasar muchas veces. El bebé estaba fenomenal de peso, tomaba pecho a demanda, pero al introducir los cereales con leche de continuación (es normal que los pediatras te digan dale estos cereales con esta leche), mi hijo dejo de hacer tomas de pecho al reemplazarlas por el biberón y luego al introducir los purés de frutas y verduras. Como era madre primeriza y como había ayudado a mi hermana con su niña pequeña, pensaba que eso era lo más normal y aún sigue siendo lo más normal del mundo; lo que aún no es muy normal es no darles triturados a partir de los 6 meses,  menos normal aún, es que en lugar de darles media manzana, medio plátano y el zumo de media naranja en un potito, les demos un trozo de plátano para que experimenten por ellos mismos, para que disfruten comiendo y aprendan a comer ellos solitos. Pero desafortunadamente la mayoría de las personas no ven esto normal y son pocos los pediatras y enfermeras que apoyan esta forma de alimentar  a los bebés, entre ellos Carlos González, un pediatra que con su gran experiencia nos aconseja y nos ayuda en este duro camino de la alimentación de nuestros niños. 

Mi hijo mayor comía muy bien, en las noches y después de comer aprovechaba para tomar pecho. Luego al cumplir el año ya te recomiendan que empieces a darle sólidos, es decir los purés menos líquidos hasta dárselos cada vez más espesos, luego  la verdura machacada hasta lograr que se la coman entera. Justo ahora me viene a la mente la imagen de mi pequeña sobrina, a la que nunca le habíamos dado sólidos y de repente le damos un plato de espaguetis, ya os podéis imaginar la cara de la niña y la cara de mi hermana, lógicamente no comió la misma cantidad que solía comer con el puré y mi hermana preocupada porque la niña no había comido gran cosa, siguió dándole sus purés hasta muchos meses después. En cambio con mi hijo mayor no tuve ningún problema para que comiera, pero siempre yo le daba su comida, un error grande que hoy me arrepiento de ello; hasta hace apenas unos años aun dependiendo de lo que había en la mesa para comer, yo se lo tenía que dar porque si no, no comía. Ahora él ya es mayor y es normal que ya coma él sólo, pero hay algunos alimentos que no quiere ni probar; otro gran error de no haberle dejado a su alcance, esos alimentos cuando aún era pequeñín. 

En vista de mi primera experiencia con el mayor y al informarme sobre el Blw, me dije a mi misma que no iba a cometer los mismos errores con mi segundo hijo. Así que, opté por hacer las cosas a mi manera, la verdad es que no he hecho el método a raja tabla pero si basándome en sus  principios básico, yo creo que lo más importante es usar  un poco de sentido común. Ya ha pasado un año desde que empezamos con la alimentación complementaria y la verdad es que estoy encantada; desde muy pequeñín mi bebé come él sólo con su cuchara y su tenedor, aunque a veces prefiere comer con sus manos, come alimentos que el mayor no comía a su edad, no le gustan los purés ni los triturados, disfruta comiendo, pero sobre todo  lo que más le gusta es comer con los mayores. Hay días que come muy poca cantidad pero no me preocupo,  porque sé que se está alimentando bien y porque sé que aún es un niño lactante y mi pecho le cubre todas sus necesidades.  


¿Vosotros que pensáis de esta forma de alimentar a los bebes?

 

9 comentarios:

  1. eres una madre ejemplar marielita. Te admiro mucho ,
    Lauri

    ResponderEliminar
  2. No oí el tema hasta hace poco, por lo que no pude aplicarlo a mis hijos. Con Mayor fui más estricta. Con el pequeño le he dejado experimentar más, con el consecuente sufrimiento por la alfombra y el suelo del Padre en Prácticas. Lo curioso es que Mayor no soporta los purés y al Rubio le encantan. Debió de acabar harto de purés tanto tiempo comiéndoselos...
    Te he otorgado un premio, Mariela. ¡Espero que te guste! Un besazo.
    http://www.diariodeunamadreenpracticas.com/2014/10/otro-premio-que-tenia-pendiente.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que con los segundos hijos vamos mas relajadas y con mucha mas experiencia, lo cual nos permite hacer cosas mas normales que con el primero. Muchas gracias Elvira por tu premio, me tengo que poner a recibir todos los que tengo pendientes. Un besazo

      Eliminar
  3. Con el segundo ya tenemos la leccion aprendida. Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo !!! Los segundos los criamos con mas sentido común, jeje por eso también son mas listos. Un besazo

      Eliminar
  4. Yo tengo 2 pequeños y ya he pasado por la esperiencia, pero nunca se acaba sebiendo todo. Te apetece que nos sigamos ?????
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad siempre nos queda algo nuevo por aprender porque no todos son iguales. Ya te sigo guapísima !!

      Eliminar
  5. Oh, esas alusiones a tu sobrinita me hicieron poner nostálgica. Bueno, cuando se es madre primeriza se cometen muchos errores. La verdad es que mi experiencia con la alimentación de nuestra Luna no me dejó muchas ganas de tener otro/a hijo/a. ¡Lo pasé fatal! Por suerte, ella ha sido una nena muy sana y feliz. Y creo que en últimas, pese a todas las fallas, su alimentación estuvo bien pues además de ser muy saludable en todos los aspectos a sus 14 años mide 1.75 cm. ¡Me parece que después de todo no lo hice -hicimos- tan mal! Besos, mi niña.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...